Llega arte contemporáneo al hogar de Tina Modotti

Llega arte contemporáneo al hogar de Tina Modotti

Con 35 obras de 11 artistas mexicanos, los historiadores de arte Andrés Siegel y Sara Aroeste —curadora de la exposición— reinventan la galería, creada hace 20 años para mostrar el arte

En 1923 Tina Modotti llegó a México de la mano del fotógrafo norteamericano Edward Weston, poco después encontró el sitio ideal para el genio creativo de ambos artistas, la esquina en triángulo rodeada de magueyes que forman las calles Veracruz y Mazatlán, en la colonia Roma. Hoy, 98 años después, el sitio sigue siendo un espacio para el arte mexicano, pero ahora, por primera vez, se enfoca en el contemporáneo con la muestra Conciencia urbana.

 Andrés Siegel es ahora el dueño del que fuera el hogar de la fotógrafa italiana. Hace dos décadas decidió reconstruir la casa de dos plantas que, por su forma, es conocida como, el barco, un lugar que había quedado completamente en ruinas. “La arreglé para que tuviera la utilidad de un espacio de galería porque tenía cuartitos, bañitos, cositas. Era una casa oscura, lúgubre, como difícil, entonces se adaptó ex profeso para que convertirla en un lugar donde se pueda mostrar arte”, explicó el galerista a La Razón.

Una vez que la Galería Andrés Siegel quedó conformada y funcional, el también historiador y perito de arte en el Consejo de la Judicatura Federal y del DF, comenzó a montar exposiciones sobre obras clásicas y de “la primera mitad del siglo XX, en especial sobre la gente de esta generación tan importante del renacimiento mexicano que fueron opacados u olvidados por los tres grandes. Entonces me dediqué a artistas, como Fernando Leal, Roberto Montenegro, Nahui Ollin, Rosario Cabrera, el Dr. Atl”, comentó.

Tras dos décadas ha decidido cambiar el tipo de exhibiciones, “es una cuestión de actualización”, así que decidió, junto a la también historiadora de arte Sara Aroeste montar Conciencia urbana, una muestra de 35 obras, entre fotografía, video, instalación y arte sonoro, de los creadores Daniel Alcalá, Ander Azpiri, Pablo Castillo, Verónica Cuervo, Alex Dorfsman, María García-Ibáñez, Máximo González, Armando Miguélez, Fernanda Sánchez-Paredes, Héctor Velázquez y Katri Walker.

Esta exposición surgió “por analizar el lugar donde vivimos, que es un enredo a final de cuentas, entre el tráfico y tanta polución de ruido e información, todo esto atañe a todos los seres humanos mexicano o de cualquier ciudad. Pero sí me di cuenta que era un tema que se trataba constantemente y para ser la primera exposición que se hace de arte contemporáneo en una galería, pues sí quise que fuera un tema muy utilizado por los artistas”, explica en entrevista la curadora Sara Aroeste.

Son tres temas principales los que se tocan “Sensaciones citadinas”, “Deforestación” y “Reconstrucción de la falsa naturaleza”, así encontramos desde una silla que no quiere dejar de ser un árbol, hasta dos esferas que muestran dos bocas sin poder besarse.

En cuatro salas se distribuyen las obras que cualquiera que esté interesado en adentrarse en el arte contemporáneo puede atraer.

“Planeamos que el espacio fuera tan fácil que cualquier persona que no conoce el arte contemporáneo pueda entenderlo, sin que realmente hubiera un texto necesario para comprenderlo. La idea es que cuando vas transitando confrontes la obra como espectador con tu propia urbanidad, como con tu propia sensación de vivir en un espacio cargado de tráfico y cargado de gente, con poco espacio verde”, destaca Aroeste.

Un escarabajo gigante, una serpiente sobre un campo verde de la misma dimensión y una serie de encefalogramas que muestran 25 países de América en diferentes posiciones, por ejemplo, el que refleja a México tiene forma de mariposa, un árbol con extensiones de cables y un gorrión que posa en pasto eléctrico, son sólo algunas de las obras que invitan a reflexionar sobre el descuido hacia la naturaleza y las sensaciones de vivir en una caótica urbe.

Además de la galería el hogar que habitara Tina Modotti incluye una cafetería en la que se celebran tertulias literarias que concluyen una visita cultural a los años 20 y de regreso a lo contemporáneo, en la colonia Roma.

Via La Razón